Daños Neurológicos

 Inicio / Casos de Daño /Daños Neurológicos

Rehabilitación y su importancia para victimas de daños neurológicos

La victima necesita cuidado intensivo permanente y diario de una institución dedicada a la rehabilitación neurológica y de personal con esa idoneidad que lo asista en todo durante su recuperación, de por vida.


La victima necesita ayuda para caminar, trasladarse, para bañarse, para juntar un objeto caído al suelo, para ir a descansar o dormir, máxime los continuos dolores de cabeza, cervicales, y punzantes dolores en su espalda y zona de su columna cervical.


En principio, la victima de un daño neurológico grave que lo incapacite, no podrá valerse totalmente por sí mismo por el resto de su vida.


El costo de una institución de primer nivel como es FLENI fue informado en la siguiente nota del Diario La Nación: “En los Estados Unidos, el costo del día de cama en un instituto de rehabilitación ronda los 3000 dólares, a lo que deben sumarse los honorarios médicos. "Esta acreditación demuestra que en la Argentina podemos ofrecer el mismo nivel de atención que brindan los centros norteamericanos, pero a un costo seis veces menor", agrega Olmos. http://www.lanacion.com.ar/797873-FLENI-escobar-certificado-por-la-comision-acreditadora-de-eeuu.


Dice el FLENI, como ejemplo, que el costo de internación allí es de 500 dólares por día más el valor de los honorarios médicos. Cinco mil pesos por día. En un año Un Millón Ochocientos Mil Pesos. En cinco años nueve millones de pesos $9.000.000.


Enfermería en periodo posterior


Luego de un periodo de rehabilitación la victima debe disponer de recursos necesarios para su atención de enfermería kinesiología y medico durante los años que le resten de vida.


Necesitara enfermería las 24 horas porque como ya expresamos carece de movimiento, y para no sufrir escaras debera ser movido de su posición cada dos o tres horas, e higienizado, durante todo el día, todos los dias.


Atención kinesia – Fisiatría – De excelencia


La victima de lesiones neurológicas que se manifiestan en un actual estado de déficit neurológico, sea cuadriparesia, cuadriplejia u otro cuadro psicomotor incapacitante. Yace en una silla de ruedas, no deambula, puede tener movimientos acotados o incoordinados, puede no mantener erguida su espalda. Esta situación es incapacitante en un 100%. La situación, conforme lo que manifestamos al tratar las nuevas perspectivas de las victimas de lesiones neurológicas gracias al avance de la ciencia, es susceptible de mejorar, de revertirse en forma absoluta o en un grado importante.


La necesidad de fisiatría de la persona inmovilizada, que no se conduce a sí mismo, resulta indiscutible. Invitamos a leer el artículo publicado en el siguiente link: http://www.iqb.es/fisioterapia/coma.htm.


El texto que en lo pertinente se transcribe seguidamente y que debe tenerse – reiteramos - como una afirmación de nuestra parte (es un texto relativo al cuidado de pacientes en coma que tienen en común con el actor que no se mueven por si de una manera deliberada y autónoma):


“CUIDADOS El cuidado del paciente tiene por finalidad evitar las complicaciones ortopédicas, respiratorias y cutáneas de la situación de inmovilidad. Cuidados para evitar las complicaciones musculo-esqueléticas •Movilización pasiva dos veces por dia de todas las articulaciones en todas las amplitudes (estiramiento de los músculos espásticos según las técnicas de Bobath). Las movilizaciones siempre se hacen lentamente y de manera muy suave con estiramientos lentos que se mantienen al final del movimiento. Los estiramientos se llevan a cabo en el sentido opuesto a la actitud distónica y en un orden determinado desde la cabeza los pies. Las movilizaciones pasivas deberán reducirse si se comprueba que desencadenan o crisis hipertónicas. •Posturas preventivas de las retracciones musculares (escayolas y férulas). Es necesario prestar atención a la piel y la espasticidad, •Posiciones adecuadas para modificar la distribución del tono muscular (posiciones de inhibición de la espasticidad según Bobath): ◦decúbito dorsal; ◦decúbito lateral; el tronco y la cabeza deben estar levantados 30°, posición ideal para disminuir la presión intracraneana.; Cuidados para evitar las complicaciones cutáneas •Prevención y cuidado de las escaras ◦Se deben utilizar una cama y colchón adecuados ◦Deben emplearse puntos de apoyo con materiales especialmente diseñados para minimizar la presión ◦El sujeto debe ser cambiado de posición frecuentemente ◦El sujeto debe ser sometido periódicamente a masajes, fricciones con alcohol o aire caliente. En particular las piernas deben ser mantenidas ligeramente elevadas, con frecuentes masajes. Se recomienda el uso de medias antitrombóticas. •Según el estado general del paciente, cambiarle de postura en declive y decúbito ventral. El aire debe ser bien humedificado y puede ser conveniente el uso de vibraciones manuales o mecánicas o palmotear repetidamente la espalda. Todo ello en la medida de lo posible y teniendo en cuenta las perturbaciones asociadas y los aparatos de reanimación y de perfusión.


Porque es tan importante una buena kinesiología para quien tiene lesiones nerviosas, constante, intensa, siempre?


Para poder tener oportunidad de un tratamiento de restauración neurológica que le devuelva las funciones. Si no, aunque la ciencia avance y obtenga como reconectar nervios seccionados, lesionados, ocurrida la atrofia muscular o en tendones huesos etc., nunca más podrá adquirir movilidad.


Y la cura es posible, en diez o veinte años, o menos.


Para atender fisiátrica o kinesiológicamente la victima debe demandar una indemnización que le permita mantener sesiones de tratamiento kinesiologico una vez al día.

DAÑOS NEUROLOGICOS. Que esperar?

La vida de quienes han sido víctimas de daños neurológicos graves se ve afectada trágicamente.


Hoy prima la idea de que la desconexión nerviosa es irreparable y que aquellos que la han sufrido deben adaptarse a la nueva situación, desarrollar nuevas habilidades y no esperar recuperación alguna.


Esto está cambiando. La curación será posible


El diario Clarín del día miércoles 04/05/2005 bajo el título SALUD: DOS CASOS SORPRENDENTES EN LA ARGENTINA, publicado web (http://www.clarin.com/diario/2005/05/04/sociedad/s-02415.htm) dice:


“Son más frecuentes de lo que se cree. Y reavivan el tema de mantener la vida en forma asistida. Alejandro Laurenza logró revertir su existencia vegetativa. Y Javier Ameijeiras lucha por una recuperación total. Abren los ojos, tras un período crítico de pronósticos inciertos. A partir de ese despertar, evolucionan de una manera que la ciencia apenas comprende: después de permanecer algunos meses en estado vegetativo, comienzan a dar señales de recuperación. Son casos más frecuentes de lo que se cree, que complejizan el dilema ético del mantenimiento de la vida en forma asistida.


… Ayer otro caso echó más leña al fuego: el del bombero de EE.UU. que "despertó" tras diez años en coma. Y aquí, dos testimonios —el de Alejandro Laurenza y el de Javier Ameijeiras— trasladan el tema a nuestro país. Históricamente, los médicos clasificaron a los pacientes con trastornos de conciencia en "estado de coma" o "estado vegetativo". Pero la prueba de que incluso después de un daño severo del cerebro puede existir una "mínima pero definitiva evidencia de conciencia" llevó a los expertos en neurociencias a acuñar el término "estado de conciencia mínima". "El comportamiento de estos pacientes ocurre inconsistentemente, pero es sostenido en el tiempo para poder ser diferenciado de un comportamiento reflejo", explica el jefe del área de Neurología Cognitiva, Neuropsicología y Neuropsiquiatría del FLENI, Facundo Manes. No obstante, advierte que "el que haya actividad cerebral no significa que la red de conciencia esté preservada. Se trata de islas de reserva cognitiva que no representan la conciencia general". "Hay pacientes que salen del hospital en estado vegetativo persistente y, de a poco, empiezan a cambiar hacia otros estados de la conciencia. Empiezan a seguir con la mirada, mueven la cabeza, pueden incorporarse", señala el jefe de Neurotrauma del Hospital Fernández, Claudio Goldoni. A la persona en estado vegetativo "se la asimiló groseramente a una planta"—dice Goldoni—. Si no conocemos el contenido de la conciencia, aunque sea mínimo, nadie tiene derecho a retirar la alimentación, a decir que ese paciente no siente nada. Aún no sabemos bien cuáles son los finales de esta situación". …Una persona en estado vegetativo está despierta pero sin conciencia —al menos comprobable— de sí misma o del entorno. "El paciente está desconectado del medio, conserva el ciclo de sueño y vigilia (a diferencia del coma), puede tener algunos actos espontáneos como sonidos guturales y no tiene control de esfínteres", explica Goldoni. "Se llama estado vegetativo persistente a aquel que permanece un mes o más luego de una injuria cerebral traumática o no traumática", explica Manes. En cambio, "el estado vegetativo permanente se considera irreversible —especifica Manes—. Es permanente luego de tres meses de un daño cerebral no traumático o de doce meses luego de un traumatismo de cráneo". Según Goldoni, la edad también se tiene en cuenta: "cuanto mayor la persona, menos posibilidades de recuperación tiene". Se interpreta que la persona ha salido del estado de conciencia mínima cuando "presenta habilidad para comunicarse —hablando o con gestos claros— o tiene capacidad para usar objetos funcionalmente, puntualiza el especialista del FLENI. Luego, hay un tiempo prolongado en el que la evolución se da de diferentes maneras. "Algunos quedan con déficit importantes y otros mejoran lentamente sus funciones cognitivas y sus niveles de independencia funcional", indica Manes. El conocimiento de la naturaleza de la conciencia es todavía rudimentario. Recién se están realizando las primeras "neuroimágenes funcionales" para comparar la actividad cerebral en respuesta a estímulos cognitivos o emocionales en personas con estado vegetativo y de conciencia mínima. "Desafortunadamente, estamos en las etapas iniciales de la investigación como para sacar conclusiones definitivas", dice Manes.


Como resulta de la publicación citada se están desarrollando tratamientos tendiente a la recuperación de los pacientes con graves daños neurológicos, y afirmamos que hoy es posible esa recuperación y será más posible en los años venideros.


La historia de la medicina - y de la tecnología - demuestra el acierto de ésta afirmación.


Hasta 1790 una epidemia de viruela dejaba ciento de miles de muertos, pero eso terminó con la vacuna que en 1796 invento el inglés Edward Jenner.


Don Pedro de Mendoza murió de sífilis en su viaje de regreso a España. Cientos de años posteriores la gente siguió muriendo de sífilis hasta que en 1928 el inglés Alexander Fleming verificó que el hongo Penicillium notatum eliminaban cultivos de bacteria que tenía en su laboratorio, y en base a éste descubrimiento 10 años más tarde otros científicos desarrollaron la penicilina capaz de curar un gran número de bacterias distintas y microorganismos nocivos al organismo como pneumococos, los estreptococos, el gonococos, el meningococo, el clostridium de tétano, y la espiroqueta de la sífilis.


La tuberculosis siguió matando hasta que en 1943; los enfermos de esta patología morían como moscas. La famosa conferencia de Davos que reúne actualmente a los Ministros de Economía de los países desarrollados era un enorme depósito de tuberculosos, decenas de grandes sanatorios ahora convertidos a hoteles donde iban a terminar sus días los enfermos, sin chance de volver a la vida normal. Thomas Mann lo describe en "La montaña mágica": se pretendía la cura por la magia del clima. Entonces se descubrió la estreptomicina, y cuando dejó de ser efectiva se le agregó rifampicina y terminó esa temible peste que se llevo a gran parte de la intelectualidad y bohemia literaria, pictórica, artística en general.


Así en forma permanente se investiga y descubre:"> hay una nueva gama de antibióticos como vancomicina y zeropenem que efectivamente hoy curan los casos más extremos de sepsis.


Las epidemias se parálisis infantil fueron frenadas por la investigación e inventos paralelos de Albert Sabin y luego de Jonas Salk que pararon la catástrofe (que con sus ensayos extendieron el Sida de monos a humanos).


En 1967 se veía como de ciencia ficción el transplante de corazón hecho por el médico sudafricano Barnard Christian ese año, y hoy es una práctica corriente que salva vidas día a día, al igual que los transplantes de pulmón, riñón, médula, higado, etc. Hoy tal vez se hagan mil transplantes en un día, en todo el mundo.


En el mismo sentido y con esta base histórica nuestra afirmación de que las lesiones de células nerviosas de medula o de cerebro podrían curarse con transplante o regeneración de éstas.


Hace algunos años la ciencia dedica atención especial a los primeros días de gestación de los bebés, periodo en que el desarrollo del embrión se da por multiplicación de células genéticamente idénticas. En una fase siguiente, ellas se "especializan" y dan origen a cerca de 220 diferentes grupos celulares responsables cada cual por la formación de una parte del cuerpo humano. Esa etapa inicial de las llamadas 'células-madre' interesa a los científicos en función de su versatilidad estructural. Se considera que dotadas de capacidad de crear cualquier parte del cuerpo podrían ser usadas en el tratamiento de regeneración de tejidos y órganos lesionados en personas enfermas.


En Brasil una línea inédita de investigación está siendo desarrollada en la Fundação Oswaldo Cruz (Fiocruz) de Bahía: se trata de la utilización de células-tronco (como ellos le dicen a las celulas madre) en la recuperación de víctimas del mal de Chagas; en otros ámbitos se usa esa técnica para recuperar quemados; gracias a la velocidad con que las células-tronco proliferan, 1 centímetro cuadrado de piel puede evolucionar hasta 1 metro cuadrado de tejido nuevo en menos de un mes. Los observadores más optimistas las bautizaron "células de la esperanza".


Científicos de la Facultad de Medicina de la Universid de São Paulo (USP) investigan una técnica de transplante de células para lesiones de médula espinal; ello ocurre en el Instituto de Ortopedia y Traumatología (IOT) de la Facultad mencionada bajo la coordinación de Tarcísio Eloy Pessoa de Barros Filho y Erika Barros. Se extraen y reinjertan células madre del propio organismo en el lugar de la lesión, esperando que las injertadas se diferencien y recompongan el tejido nervioso destruido.


Investigaciones similares se están realizando en todo el mundo.


En animales ya se han conseguido resultados positivos de restauración neurológica, según los trabajos de investigación realizados por la científica Almudena Ramón Cueto, ex Directora de la Unidad de Regeneración Neuronal del Instituto de Biomedicina de Valencia (CSIC) –que además forma parte del equipo editorial de la revista norteamericana Experimental Neurology y es miembro de las sociedades Americana y Española de Neurociencia-.


Es una científica relevante y fue invitada por el FLENI de Buenos Aires a un seminario sobre regeneración neurológica. Esta invitación a disertar en el FLENI homologa la calidad de esa científica, y la importancia de su invento o descubrimiento relativo a la glía olfatoria.


Digitando “Almudena Ramón” se accede en Internet a la información completa de las investigaciones realizadas por ella. Su técnica consiste en transplantes autólogos (de la misma persona) de las glías envolventes olfatorias, que son células que aportan las condiciones adecuadas para que las neuronas funcionen bien. La investigación consiguió en 1998 que ratas parapléjicas con médulas espinales seccionadas volvieran a caminar y recuperaran la sensibilidad perdida: los roedores fueron capaces de subir a una plataforma horizontal desde diferentes grados de pendiente. Aun no se concluyó el ensayo con primates.


Afirmamos en base a las fuentes citadas que aunque no exista cura hoy para la lesión de células nerviosas, si existen múltiples investigaciones en curso que promueven la obtención de mejoras y avances en el estado de salud del lesionado, y también afirmamos (haciendo parangón con el trasplante de corazón o de médula) que la cura es factible o posible en corto tiempo según el avance de la investigación científica.


Aportamos como prueba copia de los tres CD en los que se grabo el evento realizado por FLENI sobre regeneración neurológica (Primera Conferencia Latinoamericana en Medicina Regenerativa), y en los que distintos expertos del mundo hablan de los implantes de células madre y de la posibilidad de un paralítico de volver a caminar como algo inminente –y de ese congreso o simposio ya pasaron varios años, mas de cinco.


"QUÉ DEBE RECLAMAR LA VICTIMA DE DAÑO NEUROLOGICO"


El avance de la ciencia no podrá beneficiar a la victima si esta no tiene con qué pagarse el tratamiento. Los tratamientos de alta complejidad y destinados a salvar situaciones extremas son de alto costo: un transplante de riñón, un transplante de pulmón o de corazón o de ambos, etc.


El costo de un "puente", o transplante, o injerto, o autoinjerto de médula, según las técnicas que informamos y afirmamos se está investigando, desarrollando y aplicando en diversos lugares del mundo, no será inferior a Un Millón de Dólares.


La lógica de quiénes están realizado grandes inversiones económicas en investigaciones para tratar la lesión medular es: ¨quién no pagaría Un Millón de dólares para poder levantarse y volver a caminar aunque sea unos pasos para ir al baño, para atender la puerta, para buscar un vaso de leche en la heladera?


El protagonista de Superman cuyo cache por esa película fue varias veces millonario, no se hubiera desprendido de solo Un Millón de Dólares para volver a una normalidad o a una relativa normalidad y evitar la muerte que luego le sobrevino?


Las respuestas son obvias y el reclamo es lógico, serió y respetable.


Para enfermedades graves se venden seguros con una cobertura de hasta tres millones de dólares (ofrecido por ejemplo por la compañía Allianz según impresión de página web adjunta, pólizas de 2,25 millones de euros, que son 3 millones de dólares) .


La fijación de un límite de cobertura es un acto racional y basado en la experiencia. Nadie fijaría al azar o por capricho esa suma, sino que está vinculada a lo que cuesta la atención médica de excelencia y con última tecnología en enfermedades graves.


Aunque hoy no exista una técnica corriente y homologada para implantar células madre o para por otro medio producir regeneración neurológica es preciso que el reclamo se formule hoy al demandarse, porque deben esgrimirse todas las pretensiones, y las que no se planteen pueden perjudicarse por prescripción.


ESTUDIO ARRECHEA ABOGADOS

SOMOS ESPECIALISTAS

En Estudio Arrechea se prioriza la celeridad en el trámite de los asuntos encomendados y la satisfacción de nuestros clientes. Cada asunto es llevado por un profesional con experiencia en la materia de que se trate, que orientara a nuestro clientes desde el primer momento, indicando los pasos a seguir para alcanzar una solución rápida y satisfactoria de sus problemas.